8 de marzo

Unas palabras…

 

Otro 8 de marzo y parece que toca decir unas palabras. Pues nunca he entendido que haya un día de la mujer y no uno de los hombres. ¡Pobrecitos también tienen derecho a tener su día! Pero ironía fuera, es verdad, desgraciadamente sigue existiendo desigualdades, aún queda alguna que otra generación que pasar, para que el famoso techo de cristal desaparezca, las desigualdades salariales o los típicos comentarios llenos de machismo, dichos con toda la naturalidad del mundo dejen de ser parte de la vida cotidiana.

Pero mientras pasan los ochos de marzo, mientras se escuchan las reivindicaciones feministas, mientras los “todos” y “todas” le quitan el neutral al castellano. Hay un grupo de mujeres jóvenes, que después de esforzarse por sacar una formación o una carrera universitaria por delante y prepararse, quieren emprender en nuestro sector agroalimentario.

Y así nos vamos al norte y nos encontramos a Marta en su Cantabria “profunda” enterrada en nieve para sacar adelante sus vacas en peligro de extinción. En la Rioja tenemos a Ana y Raquel, y su producción avícola. Seguimos bajando y vemos unos hermanos premiados por su idea innovadora la familia Tejerina, de los tres hermanos, dos son chicas luchadoras de Palencia que han apostado por el sector ovino.

En la capital vive Alicia, una ganadera de yeguas en Madrid, que con su leche nos hace estar más guapos gracias a sus cremas, entre otros productos. Seguimos bajando, y en Menasalbas está Carolina con su carne rica en Omega 3 y sus vacas de raza avileña. En otros pueblos escondidos de la Mancha como Hellín reside Sara, productora de almendras, además esta joven es presidenta de su cooperativa. En Villarrobledo tenemos a Marta que con la empresa de su familia comercializa legumbres. Y seguimos al sur y en Málaga vive María Llorens que no solamente ha apostado por incorporarse en la explotación siguiendo la tradición familiar, sino que apuesta y luchan por los intereses de los jóvenes agricultores y ganaderos de Asaja Málaga y Asaja Nacional.

Puedo seguir citando nombres como María de Zamora, con sus vinos de calidad, Mara o Pilar de Cádiz quien apuesta por la Quinoa, o Rocío también de Cádiz, produciendo vino de la zona. Carla de Sevilla y su explotación agraria. Laura y sus almendras de Jaén o Isabel de Extremadura luchando por modernizar su explotación, y puedo seguir nombrando a mujeres reales, menores de cuarenta años, de diferentes puntos de España, cuyo principal interés es sacar adelante sus empresas agroalimentarias, y son unas verdaderas profesionales del sector.

Creerme si os digo, que me han faltado muchos nombres por escribir. Ellas son mujeres que existen y si nos damos un paseo por nuestros campos y pueblos tendremos el privilegio de conocerlas. Sus ocho de marzo son los trescientos sesenta y cinco días del año. Hoy sólo es una excusa para animarlas a seguir trabajando, a que se conozcan y reconozcan su labor.

Y si alguna vez os encontráis productos agroalimentarios como moras envasadas de Zamora o un aceite de arbequina de Jerez, os preguntéis ¿Qué chica joven habrá detrás de esto? Porque detrás de muchos alimentos que consumimos, hay mujeres que han hecho posible su existencia.

 

Paola del Castillo Mena

Ganadera y Presidenta Asaja Joven

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *