Tenemos futuro en el campo

Tenemos futuro en el campo

El sector agrario es estratégico. El campo nos debería interesar a todos. Mas quisiera destacar cuatro ideas básicas con las que creo que conectarán particularmente los jóvenes que deben tomar decisiones sobre hacia dónde orientar sus trayectorias y proyectos.

Una, el sector agrario alimenta. A los 46,5 millones de vecinos de los municipios españoles hay que sumar unos 10 millones de personas en el exterior, gracias a la gran proyección de la actividad exportadora (tenemos una Balanza Agraria positiva). No olvidemos que la variable demográfica seguirá creciendo, y con ello la demanda de alimentos y la relevancia de nuevos mercados, como China, India, Latinoamérica y África.

Dos, el sector agrario es la base de la agroindustria, también fuertemente exportadora. El sector agroalimentario es el que más ha crecido en los últimos 25 años y el que ha realizado un esfuerzo más grande de modernización de sus estructuras. La dimensión estratégica de la industria agroalimentaria no sólo recae en el volumen de producción que genera, sino también en la relación con otros sectores como gastronomía, salud, biotecnología, logística.

No todo es de color de rosa. Si el precio básico de los productos agrícolas se fija a niveles tan bajos que no genera rentabilidad para el productor, si el sistema de producción agroalimentario da lugar a una sistemática crueldad contra los animales, exige niveles insostenibles de uso de energía y de agua, contribuye al calentamiento global y causa enfermedades, entonces tenemos un modelo productivo frágil. Frágil debido al tamaño de su huella ecológica y la explotación que produce. Tenemos un reto: contribuir a un sistema de producción agroalimentario sostenible, superando las externalidades negativas –los costes- en que incurre el sistema de producción de alimentos en el medio ambiente y la salud pública.

Tres, los agricultores, ganaderos, forestales, pescadores, etc. son quienes mejor conocen el medio natural. Actualmente son menos de un millón de personas que, combinándolo con otros conocimientos (empresarial, tecnológico, científico), toman decisiones, arriesgan, invierten, innovan, crean estructuras alimentarias de altísima calidad (sean familiares, cooperativas, corporaciones internacionales) y obtienen reconocimiento en los mercados (locales y globales). Es lo que demandan cada vez más consumidores. Todo el mundo desea poder comer bien. Por ello, los agronegocios hoy menos sostenibles debaten en sus consejos de administración cómo también ellos pueden apostar por el valor de lo natural junto a la introducción de mejoras tecnológicas e innovaciones científicas como factores clave de competitividad, por diferenciación y sostenibilidad.

La cuarta y última idea es que existe una gran oferta formativa que abona las capacidades necesarias hoy y mañana en el sector agrario. Escuelas superiores de agricultura, colegios profesionales, colaboración universidad-empresa en el sector agroalimentario (y biotecnológico, telecomunicaciones, etc.) mejoran la formación de nuestros titulados y facilitan su incorporación al mundo laboral aumentando la competitividad de las empresas a las que se unen. Esta oferta conecta a los jóvenes con el campo, con los laboratorios y con el mercado.

Nos interesa a todos, y especialmente a los jóvenes, conocer el valor de los biosistemas, las explotaciones, las industrias, las empresas y las instituciones que forman parte de este sector estratégico. Porque hay mercado. En un proceso de creciente internacionalización de la economía, hay demanda de expertos en el campo capaces de crear emprendimientos sostenibles y competitivos, las políticas de reindustrialización proyectan también a la industria agroalimentaria, en el sector terciario están todos los servicios de restauración que tanto turismo atraen. El cambio de modelo hacia la internacionalización de la economía, en su versión tanto local (turismo) como global (comercio exterior) tiene un pilar fundamental en el sector agrario. Tenemos futuro en el campo.

Laura Pujol Giménez

Directora

International Association of AEO Customs and Logistics

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *