Asaja Ciudad Real lamenta las falsas declaraciones vertidas por CCOO CLM con la intención de engañar a la sociedad, a las que nos tienen tan acostumbrados

Asaja recuerda a CCOO que el convenio colectivo provincial del campo vigente es el que firmó el propio sindicato para los años 2018-2020, con un incremento total de un 6%. El descrédito de CCOO como sindicato es evidente, frente a las asociaciones profesionales y a la sociedad, que ya no les creen. Con el asalto al Ministerio de Trabajo que han hecho en esta última legislatura quieren imponer su ideología. La organización agraria defiende a unos empresarios agrarios que cumplen la ley, están al frente de una actividad esencial, generan puestos de trabajo y fijan población en el medio rural. Asaja no va a permitir que se desprestigie la imagen del sector.

 

La Asociación Agraria-Jóvenes Agricultores (Asaja) de Ciudad Real recuerda a CCOO que el convenio colectivo provincial del campo vigente, y por tanto de actual aplicación en todos sus puntos, es el que firmó este mismo sindicato con Asaja. Dicho convenio, recogen las subidas salariales que se negociaron, pactaron y rubricaron por ambas partes, una subida total de un 6%. Además, los empresarios agrarios de la provincia cumplen escrupulosamente con la Ley del SMI.

El descrédito de CCOO como sindicato es evidente. Está perdiendo talante, capacidad de diálogo, negociación y credibilidad. Además, su estrategia es un fraude: primero negocian una subida salarial con la patronal agraria y, una vez firmada, acuden a partidos políticos afines más radicales, con tintes bolivarianos, para que les concedan por Decreto Ley una nueva subida, desacreditando cualquier negociación entre las partes. 

La organización agraria provincial acusa a CCOO CLM de querer establecer un convenio colectivo del campo regional, desde hace tiempo, con apoyo político e institucional, con pactos secretos, para definirlos ninguneando lo que se determina en la mesa de negociación. Lo que persiguen es que sean los interlocutores de la Administración los que realmente lo gestionen, para ellos vivir del cuento. Un hecho que cada vez está desacreditando más a los sindicatos, frente a las asociaciones profesionales y a la sociedad, que ya no los creen.

CCOO CLM ha asaltado los altos cargos del Ministerio de Trabajo, de una forma ilegítima, imponiendo un sistema totalitario al margen de la sociedad, para implantar las de regímenes absolutistas a los cuales están tan acostumbrados, queriendo imponer su ideología a toda la sociedad sin importarles los resultados catastróficos que pueden ocasionar. 

El objetivo del sindicato es ‘ahogar’ a los generadores de empleo y fijadores de población, aprovechándose de la situación de tener a un Gobierno débil, cautivo por su dependencia de los votos y sometido a unos partidos radicales, amigos de ellos para, mediante chantajes, obtener sus descabellados objetivos. En este contexto, entre 2016 y 2020, el SMI se ha incrementado en un 45%, una cifra inasumible dadas las actuales circunstancias económicas, mientras que el IPC, de marzo de 2016 a marzo de 2020, ha subido un 4,9%. Todo ello a sabiendas que estas medidas han ocasionado unas pérdidas de puestos de trabajo y van a ser un freno para la recuperación que tenemos por delante.

La previsión es que vamos a tener que afrontar una caída del PIB del 14%, algo que CCOO no quiere ver, ni le importa, evidenciando una ceguera y falta de responsabilidad de los representes de este sindicato ante la sociedad. Asaja lamenta la filosofía de esta clase de sindicalistas, como los hay en CCOO, que abogan por una política de subsidio y ruina frente al empleo y la productividad. 

Asaja defiende a unos empresarios agrarios que cumplen la ley, están al frente de una actividad esencial, generan puestos de trabajo y fijan población en el medio rural. La organización agraria no va a permitir que se desprestigie al sector agrario, y mucho menos si esto parte de CCOO, que ha demostrado un lamentable desconocimiento de la realidad del sector agrario en nuestra provincia, por su poca implantación entre los trabajadores.

Asaja insiste en que las relaciones contractuales entre el empresario agrario y los trabajadores se fijan teniendo en cuenta diferentes criterios establecidos por ambas partes, de común acuerdo; y éstas dependen de las características de las explotaciones agrarias, del cultivo, e incluso de la comarca y provincia. Siempre teniendo en cuenta el marco del convenio y el resto de legislación vigente.

Los trabajadores deberían pedir explicaciones a sus representantes y preguntarles por qué se han negado a retomar la mesa de negociación con la organización agraria cuando ésta se lo propuso en el pasado mes de enero. El argumento que esgrime CCOO contra Asaja Ciudad Real, a quien acusa de supuestas ilegalidades en las tablas salariales, es el mismo que ha presentado antes en los juzgados contra las patronales de otras provincias y la justicia no les ha dado la razón, tal y como falló la Audiencia Nacional.

 

Fuente: Asaja Ciudad Real

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *