Asaja pide a la AICA que vigile los movimientos especulativos con la almendra

El precio está en caída libre desde el mes de mayo afectado a la práctica totalidad de las variedades.

 

Preocupación entre los agricultores del sector de los frutos secos de la provincia es lo que se está viviendo de forma especial en las últimas semanas. Y es que según los datos recogidos por Asaja, la situación de los precios preocupa, ya que no sólo están por debajo del precio de la pasada campaña, sino que lo están por debajo del nivel deseable para cubrir costes. De hecho los precios están entre un 35 y un 43% por debajo de los del año anterior, situación de la que sólo se “salva” la ecológica.

Asaja remarca que esta situación no es nueva, pues esta tendencia se viene experimentando durante todo el año y se hizo especialmente acusada desde el mes de mayo, desde entonces los precios no han remontado y están un 40% por debajo del año anterior.

En el mes de abril señalábamos que las previsiones de la cosecha eran positivas en términos de rendimientos, y esta cosecha podríamos tener un 29% más de producción que el año anterior, pues si bien esta campaña aunque no se han producido daños significativos por las heladas, que es el principal riesgo que afecta a este cultivo, este año nos hemos encontrado ahora en agosto con el  inicio de la recogida, con las consecuencias del exceso de humedad, que ha afectado a número importante de las plantaciones más nuevas, especialmente en Los Vélez y que ha afectado al rendimiento final.

Pero lo que más está preocupando al sector es la situación de los precios. En opinión de Asaja los motivos de la actual crisis de precios son la suma de diferentes factores, por un lado el incremento de la superficie plantada en la provincia, que es de un 7% alcanzando las 57.000 hectáreas, y en otras zonas productoras que empiezan además a dar entrada en producción de plantaciones nuevas en régimen superintensivo que proporcionan mayor número de kilos, y el incremento de la presencia de la almendra californiana en el mercado al comienzo de la campaña de recogida, con lo cual se está creando el caldo de cultivo perfecto para acuñar movimientos especulativos sobre el precio de la almendra nacional. En este sentido es preciso señalar que nuestro país es deficitario en almendra, es decir, que consume más de lo que produce por lo que no tiene sentido este hundimiento de precios.

Por ello la organización pide a la AICA que vigile el comportamiento del mercado y la formación de los precios para garantizar que se cumple la Ley de la Cadena y la especulación con los precios.

“La situación preocupa porque los precios están hundidos, estamos en la recta final de la recogida de la almendra en la zona de Los Vélez, pues en otros puntos de la provincia ya han finalizado, y la rentabilidad que este año está proporcionando el almendro es nula”, señala Miguel Ángel Serrano, técnico de sectores productivos de Asaja-Almería.

Asaja señala que el cultivo del almendro es básico para las zonas rurales, ya afectadas por otro fenómenos como la despoblación, “no podemos permitir que un cultivo que tiene importantes beneficios medioambientales, para la salud, que está en auge y que tiene múltiples aplicaciones y salida se deje caer, la prioridad para nuestras empresas debería ser dar salida a lo nuestro, al produto local y nacional, porque con sectores como éste se crea empleo y también se fija la población. Desde luego nuestros pueblos no comen de la almendra californiana y no entendemos cómo a pesar de la calidad con la que producimos, se decidan pagar más caras aquellas que vienen de California como si nos sobrara el producto”.

 

Fuente: Asaja Almería

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *