Asaja Rioja solicita al Ministerio de Agricultura una solución inmediata a los problemas que obstaculizan la gestión de las subvenciones de la nueva PAC

Casi un mes después del inicio de la campaña, se sigue sin poder cerrar los expedientes por problemas de funcionamiento en la aplicación informática. ARAG-ASAJA pide que se retrase la implantación del ‘cuaderno digital’, cuando ni siquiera el Ministerio puede garantizar la implantación de la nueva aplicación informática de la PAC en tiempo y forma.

La organización agraria ha expresado su “perplejidad” por el hecho de que, veintisiete días después del inicio de la campaña, son muy pocos los expedientes que se pueden registrar o validar en el Sistema de Gestión de Ayudas (SGA) del Ministerio de Agricultura, lo que está generando “malestar y confusión entre los agricultores y ganaderos y reduciendo el plazo real de solicitud de las ayudas”.  

Asimismo, ha lamentado una “total falta de previsión del Ministerio de Agricultura, pues aun teniendo dos años de preparación para el Plan Estratégico de la PAC (Pepac), no es capaz de garantizar el inicio de la campaña con la nueva PAC en tiempo y forma”.   

Concretamente, se están detectando incidencias en la tramitación de los expedientes ganaderos o a la hora de registrar expedientes de viñedo. También hay dificultades en relación a los ecorregímenes ya que no hay validaciones en superficies, ni el programa calcula los porcentajes. Además, algunos campos de la aplicación están obsoletos o faltan por incluir.  

Petición retraso cuaderno digital  

Por si esto fuera poco, la organización agraria recuerda que el Ministerio de Agricultura ha marcado el 1 de julio de 2023 como fecha de entrada en vigor del Sistema de información de explotaciones agrícolas y ganaderas y de la producción agraria (SIEX), así como el Registro autonómico de explotaciones agrícolas (REX). Y el 1 de septiembre ya tiene que estar en marcha el “Cuaderno digital de explotación agrícola”, que será obligatorio en casi todas las explotaciones profesionales de La Rioja (aquellas que tengan más de 30 hectáreas de tierra de cultivo, o 30 hectáreas de pastos permanentes, o 10 hectáreas de cultivos permanentes, también las que tengan más 5 hectáreas de regadío o alguna parcela de invernadero). 

Nuevas obligaciones digitales para las que ARAG-ASAJA considera “materialmente imposible” la adaptación del sector, cuando ni tan siquiera ha sido capaz el Ministerio de Agricultura de que funcione el nuevo programa de la PAC.  

Asimismo, la organización recuerda que “el sector no se puede digitalizar a golpe de decreto desde los despachos, ya que hace falta un período de adaptación para que los agricultores y ganaderos conozcan todas y cada una de sus innumerables obligaciones administrativas y los plazos en que deben cumplirlas y comunicarlas”. Paralelamente, añade, “las entidades colaboradoras que les damos soporte en estos trámites con la administración necesitamos tiempo para disponer de los medios humanos y materiales requeridos. Todo ello, sin olvidar el sobrecoste económico que supondrá su implementación en las explotaciones”.  

Por estos motivos, ARAG-ASAJA insta a que, desde la administración autonómica, igual que ya han hecho otras comunidades autónomas, se solicite al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación que retrase la obligatoriedad del cuaderno digital hasta que el sector esté preparado para este cambio. Teniendo en cuenta, además, que según información del COPA-COGECA, España parece ser es el único país de la Unión Europea que ha decidido implantarlo tan de inmediato. 

 
Fuente: Asaja Rioja ARAG

Compartir en:

Noticias relacionadas

Entérate de todas nuestras noticias, suscríbete a la newsletter de Asaja

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad