Comienza la campaña de IRPF y patrimonio 2019, sin que Hacienda tenga en cuenta los problemas por el COVID-19

Asaja Castilla y León avisa también de los problemas para presentar la declaración trimestral con el país paralizado por el estado de alarma. Hoy 1 de abril comienza el plazo de presentación de las declaraciones de IRPF y patrimonio de 2019, una campaña atípica por arrancar en una situación de paralización prácticamente total de la economía por la pandemia del coronavirus. Por el momento, el Ministerio de Hacienda no ha respondido a la petición de Asaja de que reconsidere el plazo y lo prologue lo que sea necesario para no perjudicar la tramitación.


Asaja ha pedido al Ministerio de Hacienda que reconsidere el mantenimiento del plazo de presentación de declaraciones en el periodo habitual y lo adapte al momento excepcional que vive nuestro país por la pandemia del COVID-19.

Además, el Ministerio de Hacienda tiene pendiente la publicación de la normativa específica que modificará en parte los módulos que se aplican al sector, a causa de las adversidades climáticas de 2019, principalmente la sequía que golpeó de nuevo a Castilla y León. Sin conocer estas modificaciones, es igualmente imposible comenzar a tramitar declaraciones.

La Agencia Tributaria ha publicado un comunicado en el que avisa que no se interrumpen los plazos actuales: “La suspensión de los términos y la interrupción de los plazos administrativos que se establecen en el Real Decreto que declara el Estado de alarma, no se aplicará a los plazos tributarios sujetos a normativa especial, ni afectará en particular, a los plazos para la presentación de declaraciones y autoliquidaciones tributarias”. Es decir, si no hay cambios, el plazo terminaría el 30 de junio, como es habitual.

El argumento ofrecido por la administración tributaria de que casi el 88 por ciento de las declaraciones se presentan por internet puede inducir a engaño. “En el caso de los agricultores y ganaderos, como en el de otros muchos autónomos, la declaración es muy compleja y se tramita con el apoyo de servicios de asesoría fiscal, como los que ofrecen las organizaciones profesionales agrarias”. Es decir que, aunque finalmente se registre por medios digitales (y así es en la mayoría de las cerca de 70.000 declaraciones que el sector presenta cada campaña), en casi todos los casos se requiere de atención presencial que, en estos momentos, y mientras se mantengan las medidas de alerta, no puede ofrecerse con normalidad.

Dificultades en la declaración trimestral

La misma postura mantiene Hacienda respecto a las declaraciones trimestrales. Hay que recordar que el próximo 20 de abril es una fecha clave para los autónomos y empresas por la obligación de presentar el IRPF, IVA y Sociedades. Asaja ha alertado sobre las complicaciones que trae para realizar esta tramitación el estado de alarma decretado por la pandemia del COVID-19, pero Hacienda se niega a ampliar el plazo.

Son muchos los agricultores que siguen acudiendo con sus facturas en papel a las oficinas de Asaja para que nuestro equipo técnico se encargue de la tramitación, por lo que, dada la situación de confinamiento, el trámite se hace casi imposible y en el supuesto de que el estado de alarma se levantase el 12 de abril, las oficinas sólo dispondrían de una semana para hacer los impuestos y presentarlos en plazo a la Agencia Tributaria y evitar sanciones y recargos.

La Agencia Tributaria no ha ampliado los plazos de presentación, al alegar que se puede cumplir con los trámites por vía telemática y que además el Gobierno ha aprobado una moratoria que permitirá que todas aquellas empresas que facturen menos de 6 millones de euros al año puedan pedir un aplazamiento de sus impuestos durante un periodo de seis meses, los tres primeros sin intereses.

 

Fuente: Asaja Castilla y León

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *