Crisis en el sector del Aceite de Oliva

La Interprofesional del Aceite de Oliva Español exige a la Administración Española acciones contundentes para atajar la grave crisis que atraviesa el sector

 

 

Decepción por el nulo efecto sobre los precios de la activación del mecanismo de almacenamiento privado hasta el momento. El sector critica la falta de reacción a los ataques que están sufriendo los aceites de oliva de España en el mercado de Estados Unidos, en forma de aranceles abusivos.

La crisis, que está poniendo el riesgo la supervivencia de un sector fundamental para nuestra economía y la sostenibilidad de amplias zonas rurales, exige la atención prioritaria de los poderes públicos.

La Junta Directiva de la Organización Interprofesional del Aceite de Oliva Español se ha dirigido al Presidente del Gobierno de España en funciones, Pedro Sánchez, para solicitar, con carácter urgente, una reunión.

En este encuentro se trasladará al jefe del Ejecutivo en funciones la gravísima situación que vive uno los pilares de la agroindustria española y, por ende, de nuestra economía. Sin olvidar su papel de vertebrador fundamental del tejido social en buena parte de nuestro territorio. Nos enfrentamos a consecuencias devastadoras para el tejido económico y social de nuestro país, una situación que exige acciones urgentes y contundentes por parte del Gobierno de España.

Una crisis de precios en origen que ha situado las cotizaciones de los aceites de oliva por debajo de los costes de producción en la mayoría de los cientos de miles de explotaciones olivareras que se diseminan por buena parte de España. Una perturbación grave en el mercado que ha llevado a la Comisión Europea a activar el mecanismo de almacenamiento privado para el aceite de oliva en la Unión Europea. Activación que, por ahora, no ha tenido ningún efecto sobre la extrema debilidad de los precios.

 

Y todo ello agravado por la imposición de aranceles abusivos a los aceites de oliva de España envasados exportados a Estados Unidos. Una medida que ya afecta a más del 60% de nuestras exportaciones con destino al principal mercado fuera de la Unión Europea. Y lo más inquietante, el Gobierno Trump ha mostrado su disposición revisar, tanto la cuantía de esos aranceles, como los productos afectados. Una penalización que, en el peor de los escenarios, puede suponer la aplicación de aranceles adicionales del 100% a la totalidad de las   exportaciones  españolas  a  EE.UU.,  lo  que  equivaldría  a  echarnos   del     mercadoamericano, el primero del mundo en número de consumidores.

Esto dejaría sin un destino inmediato un volumen de más de 140.000 toneladas de aceites que se sumarían a los actuales stocks, agravando la delicada situación actual de bajos precios que sufrimos, ya de por sí ruinosa.

Un panorama ciertamente desolador que exige acciones inmediatas y medidas contundentes de las distintas administraciones implicadas. De no ser así, corremos el riesgo de destruir el tejido productivo que ha hecho que España sea líder mundial en producción y comercialización de aceites de oliva. Sin olvidar tampoco que es el sostén económico de más de 300 pueblos y más de un cuarto de millón de familias sólo en Andalucía. De hecho, esta crisis de precios pone en riesgo de abandono una gran proporción de olivar español, con las consecuencias que ello puede tener, incluso, para el medio ambiente.
Fuente: Interprofesional del Aceite de Oliva

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *