La Comisión propone cambiar el estatus internacional de los lobos de “estrictamente protegido” a “protegido” basándose en nuevos datos sobre el aumento de las poblaciones y los impactosia del día

La Comisión presenta hoy una propuesta de Decisión del Consejo para adaptar el estatuto de protección del lobo en virtud del Convenio internacional de Berna sobre la conservación de la fauna y flora silvestres y los hábitats naturales de Europa, del que son parte la UE y sus Estados miembros.

El estatuto de protección del lobo en virtud del Convenio se estableció sobre la base de los datos científicos disponibles en el momento de la negociación del Convenio en 1979. Basándose en un análisis pormenorizado de la situación del lobo en la UE, también publicado hoy, la Comisión propone que el lobo pase a estar “protegido” en lugar de “estrictamente protegido”. Esta propuesta sigue al anuncio hecho por la Comisión en septiembre de 2023 de que, basándose en los datos recogidos, decidiría sobre una propuesta para modificar, en su caso, el estatuto de protección del lobo y actualizar el marco jurídico, a fin de introducir, cuando sea necesario, una mayor flexibilidad. 

La modificación del estatuto de protección del lobo en virtud del Convenio de Berna, sujeta al acuerdo de los Estados miembros de la UE y otras partes del Convenio de Berna, es una condición previa para cualquier cambio similar de su estatuto a escala de la UE. La propuesta corresponde en gran medida a la posición que el Parlamento Europeo expresó en su resolución de 24 de noviembre de 2022. 

La Comisión sigue instando a las autoridades nacionales y locales a adoptar las medidas necesarias en el marco actual, con el apoyo de la UE, al tiempo que les ofrece una perspectiva clara de nuevas flexibilidades de gestión si las posibilidades existentes resultan insuficientes. 

En palabras de la Presidenta Ursula von der Leyen: “La reaparición del lobo es una buena noticia para la biodiversidad en Europa. Pero la concentración de manadas de lobos en algunas regiones europeas se ha convertido en un peligro real, especialmente para el ganado. Para gestionar más activamente las concentraciones críticas de lobos, las autoridades locales han venido pidiendo más flexibilidad. El nivel europeo debe facilitarlo y el proceso que la Comisión ha iniciado hoy es un paso importante. Estoy profundamente convencido de que podemos encontrar y encontraremos soluciones específicas para proteger tanto la biodiversidad como nuestros medios de vida rurales.” 

El Comisario de Medio Ambiente, Océanos y Pesca, Virginijus Sinkevičius, ha declarado lo siguiente: “La propuesta de modificar el estatuto de protección del lobo en el marco del Convenio de Berna reconoce la necesidad de hacer frente a los retos que plantea el aumento de las poblaciones de lobos, manteniendo al mismo tiempo la finalidad de conservación de la biodiversidad y el objetivo de alcanzar y mantener un estado de conservación favorable de la especie. La Comisión seguirá apoyando a las autoridades nacionales y locales con financiación y orientación para fomentar la coexistencia con el lobo y los grandes carnívoros en general. La inversión en medidas de prevención sigue siendo esencial para reducir la depredación del ganado”. 

En palabras del Comisario de Agricultura, Janusz Wojciechowski: “Tras hablar con los ganaderos y las comunidades rurales, comprendo cómo el regreso de los lobos ha planteado retos importantes en una serie de ámbitos, especialmente para el pastoreo, en un contexto socioeconómico ya de por sí difícil. La propuesta de hoy refleja estos retos, basándose en un análisis en profundidad de todos los datos científicos y técnicos disponibles. También aprovecho esta oportunidad para animar a los Estados miembros a hacer pleno uso de la financiación de la UE para apoyar las inversiones en medidas de prevención, que son esenciales para reducir las amenazas para el ganado.” 

Apoyo a las autoridades nacionales y locales 

El regreso de los lobos a regiones de la UE en las que habían estado ausentes durante mucho tiempo y el aumento de sus poblaciones en nuevos territorios ha provocado problemas y conflictos, como ataques al ganado y conflictos con ganaderos y cazadores, especialmente allí donde las medidas de prevención de daños no se aplican de forma generalizada. Como se detalla en una carta conjunta enviada por los Comisarios Sinkevičius y Wojciechowski a los ministros de la UE, la Comisión está apoyando a las autoridades nacionales y locales para prevenir o reducir significativamente los riesgos de depredación. Diversas medidas han demostrado su eficacia cuando se aplican correctamente y se adaptan al contexto local. 

El análisis en profundidad publicado hoy muestra que las poblaciones de lobos han aumentado considerablemente en las dos últimas décadas y ocupan territorios cada vez más extensos. Hay más de 20.000 lobos con poblaciones en general en aumento y áreas de distribución en expansión, y manadas reproductoras en 23 Estados miembros de la UE. Se trata de un éxito de la conservación, posible gracias a una legislación protectora, actitudes públicas más favorables y mejoras del hábitat. Sin embargo, esta expansión ha provocado un aumento de los conflictos con las actividades humanas, sobre todo en relación con los daños causados al ganado, con una fuerte presión sobre zonas y regiones concretas. 

Esta realidad cambiante sobre el terreno justifica ahora una adaptación del estatuto jurídico de protección, para permitir una mayor flexibilidad de gestión a todas las partes del Convenio de Berna, manteniendo al mismo tiempo el objetivo jurídico general de alcanzar y mantener un estado de conservación favorable para la especie. La financiación de la UE está disponible para apoyar inversiones adecuadas en medidas apropiadas de prevención de daños, que seguirán siendo esenciales para reducir la depredación del ganado. 

*Próximos pasos* 

Corresponde ahora a los Estados miembros pronunciarse sobre esta propuesta. Una vez adoptada, la UE presentará la propuesta al Comité Permanente del Convenio de Berna. 

En función del resultado de estas decisiones en el Consejo y en el Comité Permanente del Convenio de Berna, la Comisión podrá proponer la adaptación del estatuto de protección del lobo en la UE. 

Mientras tanto, la Comisión sigue instando a las autoridades locales y nacionales a tomar medidas, cuando sea necesario, según lo permitan las posibilidades de excepción de la legislación actual, y a utilizar las oportunidades de financiación de la UE disponibles para invertir en medidas de prevención y compensación. La Comisión publicó orientaciones detalladas en 2021 con ejemplos de buenas prácticas. La Comisión seguirá cooperando estrechamente con los Estados miembros para supervisar los avances hacia la consecución del estado de conservación favorable del lobo y su coexistencia con las actividades socioeconómicas. También seguirá apoyando las inversiones para la coexistencia con los grandes carnívoros y el trabajo de las iniciativas europeas y regionales de las partes interesadas relacionadas. 

*Antecedentes* 

El Convenio de Berna es un tratado intergubernamental del Consejo de Europa celebrado en 1979 para conservar la flora y la fauna silvestres europeas y sus hábitats naturales, especialmente aquellos cuya conservación requiere la cooperación de varios Estados. A partir de abril de 2024, abarcará 50 Partes Contratantes, incluidos todos los Estados miembros de la UE. La Directiva de Hábitats de la UE aplica los requisitos del Convenio de Berna y establece una protección estricta para la mayoría de las poblaciones de lobos de Europa, con posibilidades de excepción.

Compartir en:

Noticias relacionadas

Entérate de todas nuestras noticias, suscríbete a la newsletter de Asaja

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad