La estabilización del mercado de aceite de oliva requerirá múltiples medidas

Asaja Granada recuerda que además de las medidas a corto plazo acordadas con el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, se requerirán otras como: la apertura del almacenamiento privado, asegurar la trazabilidad de los productos importados de terceros países, el desarrollo del Real Decreto Ley 5/2019 de modificación de la Ley de la Cadena Alimentaria, así como mecanismos para hacer frente a las consecuencias del Brexit y los aranceles estadounidenses.

Todo el sector al unísono, organizaciones profesionales agrarias (ASAJA, COAG, UPA), Cooperativas Agroalimentarias, la Organización Interprofesional del Aceite de Oliva, el sector industrial, el Sector Nacional del Aceite de Oliva Virgen con Denominación de Origen, y el sector de la aceituna de mesa (Asemesa e Interaceituna), ha estado trabajando directamente con el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, en diversas rondas de contactos para poder dar solución a la crisis estructural de precios del aceite de oliva, fundamentalmente en socorro del olivar tradicional, poniéndose sobre la mesa medidas como: la autorregulación para inmovilizar hasta el 10% de la producción de las cooperativas;  el fomento de la cosecha temprana; la comercialización del aceite en forma de producto elaborado; el etiquetado que diferencie el aceite de oliva virgen extra obtenido a través de sistemas de producción ligados al olivar tradicional; una nueva norma de calidad; el aumento de la dotación presupuestaria para campañas de promoción en la UE y mercados terceros; una ayuda básica a la renta en la nueva PAC al olivar tradicional; el desarrollo de un programa específico al sector del aceite de oliva en la futura PAC; incentivos para aumentar la superficie de olivar ecológico y apoyo a la reestructuración del olivar tradicional a través de fondos del desarrollo rural.

Se trata de una tímida reacción del Gobierno a las movilizaciones acaecidas en el mes de febrero en protesta por la falta de rentabilidad de las explotaciones agrarias reivindicando ni más ni menos que  la valorización del trabajo de los agricultores y ganaderos con la obtención de precios dignos para  sus productos, lema que no ha perdido su fuerza a pesar de haberse suspendido aquellas  por la declaración del estado de alarma a consecuencia de la pandemia del COVID-19, pues la situación en nada ha mejorado. El sector del olivar, de los más perjudicados, sigue con precios a la baja no llegando el aceite extra virgen ni a los 2 euros/litro en la última semana (1,913 euros/litro), y con poca actividad en el mercado.

Desde Asaja Granada recordamos que la situación del sector olivarero sigue siendo crítica y que la estabilización del mercado del aceite de oliva requerirá de otras medidas como: la apertura del almacenamiento privado para controlar la oferta y la demanda; asegurar la trazabilidad de los productos importados de terceros países para competir en igualdad de condiciones; el desarrollo del Real Decreto Ley 5/2029 de modificación de la  Ley de la Cadena Alimentaria para que no se pueda vender por debajo de los costes de producción y reforzar la posición de los agricultores en la fijación de precios, así como mecanismos para hacer frente a las consecuencias del Brexit y los aranceles estadounidenses.

 

Fuente: Asaja Granada

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *